El e-procurement : sinónimo de transparencia y trazabilidad para la Administración española

España contará con un nuevo marco regulatorio para licitar contratos públicos. Portugal es uno de los países europeos a la vanguardia del e-procurement desde 2008.

El pasado 25 de noviembre España anunció que contará con un nuevo marco regulatorio para licitar contratos públicos, según afirmó Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, portavoz del Gobierno. Esta nueva vía tiene como objetivo principal reducir las exigencias burocráticas y generalizar el uso de la declaración responsable.

En relación a este nuevo sistema, Gatewit, destaca los beneficios de las plataformas de e-procurement en pro de la transparencia y la trazabilidad de las licitaciones públicas, lo que permite que las empresas puedan presentarse a concursos públicos a través de un proceso mucho más sencillo y transparente, sin importar su tamaño.

Y es que, en España, debido a los casos de corrupción desvelados durante los últimos años, la transparencia en los procesos de licitación pública se ha convertido en un tema prioritario. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, la contratación pública supone el 18,5% del PIB español.

Lucha contra la corrupción

Desde hace cuatro años, la transparencia y la trazabilidad han sido el lema principal del Gobierno. Es por esto que se han creado e impulsado iniciativas como la Plataforma de Contratación del Sector Público, que nació como medio de publicidad obligatorio para los órganos de contratación de la Administración General del Estado.

Los esfuerzos a nivel europeo también han sido relevantes. En 2014 se aprobaron tres importantes Directivas dirigidas directamente al ámbito de la contratación pública: Directiva sobre contratación pública, Directiva relativa a la adjudicación de contratos de concesión y la Directiva relativa a la contratación por entidades que operan en los sectores del agua, la energía, los transportes y los servicios postales.

Pero son pocos los países de la Unión Europea que han incorporado las Directivas de 2014. Hasta la fecha, Reino Unido, Dinamarca, Portugal y Francia son los únicos que lo han hecho, según el Observatorio de Contratación Pública. En el caso de Portugal, hay que añadir que fue el primer país europeo en adoptar la Contratación Electrónica en 2008.

No obstante, el gobierno portugués no ha emitido licencias a los proveedores de software de contratación pública, un proceso que se considera obligatorio de acuerdo con la legislación nacional, lo que compromete la transparencia y la seguridad de la información.

En este sentido, Pedro Paulo, CEO de Gatewit, pone de manifiesto la preocupación que viven en Portugal y alerta para que no se repita en España: “¿Cómo podemos estar seguros que las operaciones de contratación pública se llevan a cabo de una manera transparente? ¿Cómo sabemos si podemos confiar en la fiabilidad de la tecnología y en la seguridad de la información? En casi 8 años, no hemos tenido garantías de que el ganador del contrato público haya sido elegido de manera justa, lo que nos lleva a plantearnos serias preguntas y puede ser una de las razones por las que se retrase la concesión de licencias”.

Computing.es

Comments are closed.